catalumbritavillegas

Todo Puede Ser

Etiqueta: tren

Un tren+ seguro o se podría haber evitado el accidente de Angrois?

Sprinkler, el simbolo de la seguridad en un tren

Últimamente se discute sobre si un accidente como este podría haberse evitado. He oído muchas opiniones sobre la seguridad del tren, la oportunidad de ciertas medidas, o si el número de conductores debería ser de dos, o de tres, etc.,… y al respecto, me gustaría aportar mi opinión a este debate.

Los sistemas de seguridad dependen, entre otras, de tres cuestiones:

  • Su coste.
  • El riesgo en función del número de posible víctimas. Aforo
  • La tecnología y el Factor Humano

Obviamente, si queremos proteger la vida de un  quiosquero, ante el riesgo de un incendio, no dispondremos un sistema automático de rociadores con una bomba de agua y un deposito que garantice el suministro durante el incendio, es más caro que el propio  quiosco, bastará un extintor y una puerta por la que pueda salir a un  lugar seguro y salvar la vida. Las medidas de seguridad son algo que obviamente depende del coste del elemento que puede causar el daño.

El aforo, el número de personas que simultáneamente corren un riesgo, un partido de fútbol, un concierto, una discoteca, los grandes supermercados, una fábrica, etc.,… deben ser objeto de prevención especial. Las puertas de emergencia, los extintores, los rociadores automáticos, las alarmas conectadas son sistemas de prevención, unos activos otros pasivos, que nos protegen ante un incendio, una avalancha, un terremoto, un atentado…

Los coches, esos productos que compiten tremendamente para vender, disponen de multitud de sistemas de seguridad,  ABS, EPS, cinturones, radares, control de ángulo muerto, aviso de límite de velocidad, airbags, alcoholímetros, etc.,… IMPARABLE, por vender cualquier cosa!. Curiosamente, el top ten de la investigación, es comunicar las centralitas de los vehículos con las señales de tráfico para reducir la velocidad en función del tramo en el que van, pero claro, la carretera es un sistema complejo, donde los vehículos coinciden en la misma vía. Cómo frenar unos sin frenar a los otros? Creo que cualquier lector está convencido que verá nacer este sistema para los vehículos. Por qué?, pues porque se mueren más de 1000 personas al año solo en España, y quizá 300 por velocidad inadecuada.

Un tren frena por la acción de un interruptor que activa un sistema que distribuye la presión de unas pastillas sobre las ruedas y simultáneamente controla el motor de tracción, con el fin de evitar que las ruedas patinen y optimizar así la retención de la masa del tren. Es de sentido común, que los límites de velocidad se apliquen automáticamente al tren en función de su recorrido, ya que va por raíles, y si para, pues eso, se paró (nada más!, el tren vuelve a arrancar y la compañía indemniza por el retraso, punto!). Y ahí está el maquinista, para ver porqué se paró el tren y si es por error, que active un protocolo para poner en marcha el tren otra vez. Además, podríamos, ya de paso, incluir un radar que detecte obstrucciones en la vía, como algunos vehículos de alta gama, y conectarlo al mismo sistema, tiene la ventaja de que funcionan también de noche.

Poner más maquinistas, es una bobada, es mejor poner un sistema que cuando el maquinista quite la vista de la vía, se pare el tren!, alguien podría explicarme, por qué te despista una conversación por el móvil y no una con tu compañero/a de viaje? Esto de los multimaquinistas, es el argumento más flojo que he oído a favor de la seguridad en el tren, exactamente igual que echarle la culpa al conductor, que si os fijáis, siempre, en el pecado lleva la penitencia. El verdadero responsable es el que no se gasta el 1% del presupuesto en SEGURIDAD, el que inaugura con prisas y a lo loco, el que vende tecnología de la velocidad insegura y no invierte en I+D sobre Seguridad en Alta Velocidad Española (SAVE).

Mi querido Garzón, ánimo! Que seguro que tu acumulas mucho dolor, no el insustituible dolor de la perdida, el dolor de pensar que podrías haberlo evitado. Yo pienso que la responsabilidad del ser humano tiene un límite, pero la estulticia de los que abogan por vía fácil del dolor ajeno, evitan alcanzar las soluciones para que esto nunca más se vuelva a repetir.

Una carta, que lo resume todo

Una carta, que lo resume todo

“deseo que explique, como fueron los pasos dados en la creación de una red ferroviaria donde un accidente como este es posible”.

Esta estupenda frase, es lo más cuerdo que he leído sobre el accidente de tren de Santiago, ¡cuanta verdad hay en ella!

Estamos inmersos en una estructura social deshumanizada donde la decencia, la ética y la verdad, se manejan en función de la influencia de sus miembros, donde la lógica de lo inmediato y evidente, está sujeto a la posición del orador, ya sea político, periodista, banquero o empresario. Somos reos de una organización social donde existen aforados, alcaldes, diputados, asesores, ingenieros, presidentes y hasta reyes, títulos o profesiones, que hemos pasado de exigir la obligación de la responsabilidad que conllevan a presuponer la honestidad de lo que dicen los que los ostentan. Aquí sienta cátedra el más pintado, solo por el hecho de ser “alguien”, un Alcalde, un Presidente, … un  rey. Cuando la verdad nace de lo inesperado de un sentimiento profundo y doloroso, se viste de cruda realidad, no importa el titulo del que lo dice, su propia exposición es honesta, dura y exacta, y en este caso, tan claro, se resume en una idea fundamental, la única que da sentido a una sociedad, ¿cómo nos hemos juntado todos aquí y hemos permitido que esto haya pasado?

Como es posible que existiendo un sistema de seguridad ferroviaria, se haya decidido… aquí, NO?

Merecen las victimas (muertos, heridos, familiares, amigos, ciudadanos, todos ellos victimas), la deuda que los políticos (nuestros dirigentes) han contraído por el coste eludido de un sistema de seguridad, que si estuviera activo y completo hubiera evitado esto?

Volveremos a la práctica de poner un punto negro en las infraestructuras ferroviarias donde se acumulan los muertos, victimas de un error de diseño, de una escasa inversión o de la pereza de una solución, evitada a golpe de  justificación extemporánea, ya sea una señal, una luz a destiempo o la infamia de excusarse en el error ajeno del que seguro es uno más, una victima?

No da tanto dolor para expiar alguna culpa, en un gesto de DIMISIÓN, que seguro vendría a poner luz a esta discusión y que al menos el nuevo responsable tendrá en cuenta en el desarrollo de sus RESPONSABILIDADES futuras?

Espero, que algún dia, esta caterva de politiquillos que nos gobiernan, se iluminen de ética y decencia, y marquen, esta vez sí, un CAMBIO, en nuestros pais.

A %d blogueros les gusta esto: